LAS CONCERTACIONES AMBIENTALES DE LOS PLANES O ESQUEMAS DE ORDENAMIENTO TERRITORIAL, DURAN Y DURAN …….

Arq. Carlos Arturo CIRO BASTO.

Catedrático, Consultor y Experto en Ordenamiento Territorial.


El numeral 1 del artículo 24 de la Ley 388 de 1997, determina que: “El proyecto de
Plan se someterá a consideración de la Corporación Autónoma Regional o
autoridad ambiental correspondiente, para su aprobación en lo concerniente a los
asuntos exclusivamente ambientales, dentro del ámbito de su competencia de
acuerdo con lo dispuesto por la Ley 99 de 1993 y en especial por su artículo 66,
para lo cual dispondrá de treinta (30) días; sólo podrá ser objetado por razones
técnicas y fundadas en los estudios previos. Esta decisión será, en todo caso, será
apelable ante el Ministerio del Medio Ambiente”.

Sin embargo, estas concertaciones duran y duran, (Se dice de las pilas Duracel)
por las siguientes razones:

  1. Se somete a concertación ante la autoridad ambiental todos los temas de
    un POT, menos los asuntos exclusivamente ambientales.
  2. Las autoridades ambientales desconocen los actos administrativos
    expedidos por los municipios en la etapa de implementación o previos a un
    proceso de revisión y ajuste de un plan o esquema de ordenamiento
    Territorial.
  3. Quienes tienen que presentar estudios ambientales para concertar los
    asuntos exclusivamente ambientales son los Municipios.
  4. Los Secretarios de Planeación y/o asesores del Municipio, no tienen el
    suficiente conocimiento en ordenamiento territorial, para objetar las
    observaciones de las autoridades ambientales.

Si los procesos de concertación ante las Corporaciones Autónomas Regionales,
se desarrollaran tal como lo contempla el artículo 49 de la Ley 1537 de 2012; casi

el 60 % de los Municipios ya hubieran revisado la vigencia del POT, del largo
plazo.

La norma en comento a su texto dice:
“Artículo 49. Concertaciones ambientales ante las Corporaciones
Autónomas Regionales. Sin perjuicio de las reglas contenidas en las Leyes
99 de 1993 y 388 de 1997, en la etapa de concertación de los asuntos
ambientales para la adopción, ajuste o modificación de esquemas básicos
de ordenamiento territorial, planes básicos de ordenamiento territorial,
planes de ordenamiento territorial y planes parciales, las Corporaciones
Autónomas Regionales o autoridades ambientales correspondientes, solo
podrán presentar observaciones de carácter exclusivamente ambiental en lo
relacionado con el ordenamiento del territorio, las cuales deberán estar
técnicamente sustentadas. Las mismas podrán ser objetadas por las
autoridades municipales.
Parágrafo. No hacen parte de los asuntos exclusivamente ambientales las
normas urbanísticas, arquitectónicas o estructurales, ni los demás asuntos
técnicos o jurídicos no ambientales. Durante la etapa de concertación de la
que trata el presente artículo, las Corporaciones Autónomas Regionales o
autoridades ambientales correspondientes, no podrán desconocer los actos
administrativos previos que sustentan los trámites de concertación
sometidos a su consideración”.

Se desprende de la norma anterior las siguientes deducciones:
a) Que las Corporaciones Autónomas Regionales solo pueden presentar
observaciones de carácter exclusivamente ambientales.
b) Las observaciones de carácter exclusivamente ambiental presentadas por
las Corporaciones Autónomas Regionales, deben estar técnicamente
sustentadas.

c) Las observaciones de carácter exclusivamente ambientales presentadas
por las Corporaciones Autónomas Regionales, podrán ser objetadas por las
Autoridades Municipales.
d) Las normas urbanísticas ni los demás asuntos técnicos o jurídicos no hacen
parte de los asuntos exclusivamente ambientales.
e) Las Corporaciones Autónomas no podrán desconocer los actos administrativos previos que sustentan los tramites de concertación sometidos a su consideración.

148 total views, 1 views today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *