LA IMPORTANCIA DEL PLAN DE DESARROLLO MUNICIPAL

 

 La importancia del plan de .....

El Ordenamiento territorial es el conjunto de objetivos, directrices, metas, estrategias y normas adoptadas para orientar y administrar el suelo municipal, como lo instituye el artículo 9 de la ley 388 de 1997, en armonía con lo previsto en el artículo 41 de la ley 152 de 1994. Se trata entonces de acciones, ejecutorias o gestiones debidamente planificadas que debe adoptar y ejecutar el Municipio, según el caso.

 

La ley 152 de 1994 es la ley Orgánica del Plan General de Desarrollo y en el artículo 41, exigió que los municipios tuvieran un plan de ordenamiento, que en el entendido indicado antes, es un complemento indispensable de los planes de desarrollo de los Municipios.

 

De la misma forma en la definición de los programas y proyectos de los planes de desarrollo, los municipios tendrán en cuenta las definiciones de largo y mediano plazo un modelo de ocupación del territorio municipal, señalando su estructura básica y las acciones territoriales necesarias para su adecuada organización, el cual estará vigente mientras no sea modificado o sustituido, lo anterior viene reglado en el artículo  21º de la Ley 388 de 1997.

  

La misma Ley, define en el  Artículo 18º, que el programa de ejecución de los planes de ordenamiento territorial son de carácter obligatorio y las actuaciones serán ejecutadas durante el período de la correspondiente administración municipal, de acuerdo con lo definido en el Plan de Desarrollo, señalando las prioridades, la programación de actividades, las entidades responsables y los recursos respectivos.

Este programa de ejecución, definirá los programas y proyectos de infraestructura de transporte y servicios públicos domiciliarios que se ejecutarán en el período correspondiente, se localizarán los terrenos necesarios para atender la demanda de vivienda de interés social en el municipio o distrito y las zonas de mejoramiento integral, señalando los instrumentos para su ejecución pública o privada. Igualmente se determinarán los inmuebles y terrenos cuyo desarrollo o construcción se consideren prioritarios. El programa de ejecución deberá ser parte del Plan de Inversiones del respectivo Plan de Desarrollo, de tal manera que conjuntamente con éste será puesto a consideración del Concejo por el Alcalde, y su vigencia se ajustará al período de la administración municipal correspondiente.

En este ámbito normativo, el Decreto Nacional 879 de 1998, en el artículo 3°, instaura que en la definición del ordenamiento territorial, se tendrán en cuenta las prioridades del plan de desarrollo del municipio y las determinantes establecidas en normas de superior jerarquía

Uno de los objetivos de la Ley 388 de 1997, es la de Armonizar y actualizar las disposiciones contenidas en la Ley 9 de 1989 con las nuevas normas establecidas en la Constitución Política, la Ley Orgánica del Plan de Desarrollo, la Ley Orgánica de Áreas Metropolitanas y la Ley por la que se crea el Sistema Nacional Ambiental.

 

El anterior cumulo normativo, le otorga a los planes de desarrollo un papel importante en el ordenamiento territorial; pero se ve mermado o reducido cuando los municipios en su formulación no tienen en cuenta la normatividad vigente para su armonización con los demás planes y en especial con los planes de ordenamiento territorial.

 

La anterior situación se agrava cuando las instituciones sobre pasan los límites de su competencia que les otorga la Constitución y la Ley; otras no las ejercen, y peor no las conocen; las competencias de las entidades públicas en desarrollo de la función del ordenamiento se desarrollan  dentro de los límites de la Constitución y las leyes, atendiendo los principios de coordinación, concurrencia y subsidiariedad. La autonomía municipal estará determinada por el carácter prevaleciente de las disposiciones dictadas por entidades de mayor ámbito en la comprensión territorial de sus competencias o de mayor jerarquía en materia de interés supramunicipal.

 

Retomando el tema de los planes de Desarrollo, el Decreto 1865 de 1994, le otorga competencias y funciones a las Corporaciones para que se armonice la planificación con la gestión ambiental en la preparación de los planes de Desarrollo; Para que hacer tan tedioso y demorado el proceso de concertación de los asuntos y la precisión de las determinantes ambientales en la revisión y ajuste de los Planes de Ordenamiento Territorial, pues estos son temas deben ser abordados en la construcción del plan de desarrollo, situación que nos permite asegurar la consecución de los objetivos del POT.

 

A través del programa de ejecución del POT, es que verdaderamente se realiza el seguimiento, evaluación y control al Plan; por lo anterior es perentorio, determinante, concluyente que la Corporación, en la etapa de construcción del Plan de Desarrollo de los Municipios, inicien la asesoría, capacitación y presenten a los Municipios, los asuntos ambientales facilitándoles la información disponible de los asuntos ambientales que la Corporación haya elaborado.

 

El seguimiento que realiza actualmente la Corporación a los POT´s de los Municipios debe medir la armonización entre el Plan de Ordenamiento Territorial, el Plan de Desarrollo con el Plan de gestión ambiental, y no centrase en el seguimiento al POT, que no es su competencia.

 

Ahora bien, le compete a las Corporaciones de conformidad al artículo 5° del Decreto 1865 de 1994, promover en los Municipios programas de educación ambiental y de planificación, acorde con la Constitución, la Ley 99 de 1993, la Ley 152 de 1994 y las normas que las complementen o adicionen. En este orden de ideas también le incumbe a las Corporaciones que los planes de Desarrollo de las administraciones Municipales sean presentados y radicados en la Corporación para revisarlos técnicamente y constate su armonización con los demás planes de la región; dispondrá de término de (15) días dentro del cual deberá remitir el plan con el concepto respectivo.

  

Por último las Corporaciones deben avanzar en el desarrollo de lo normado en el Decreto Nacional 1200 de 2004, respecto a la planificación ambiental regional. Es tan importante la formulación de un buen Plan de Desarrollo, donde se incorpore el componente ambiental; pues  lo que se acuerde con las Corporaciones en los procesos de revisión y ajuste de los Planes de Ordenamiento Territorial, son un saludo a la bandera.

Compartir en Redes
FaceBook  Twitter